Loading...

martes, 11 de junio de 2013

Carta de Napoleón a Josefina



No le amo, en absoluto; por el contrario, le detesto, usted es una sin importancia, desgarbada, tonta Cenicienta. Usted nunca me escribe; usted no ama a su propio marido; usted sabe qué placeres sus las letras le dan, pero ¡aún así usted no le ha escrito seis líneas, informales, a las corridas!

¿Qué usted hace todo el dia, señora? ¿Cuál es el asunto tan importante que no le deja tiempo para escribir a su amante devoto? ¿Qué afecto sofoca y pone a un lado el amor, el amor tierno y constante amor que usted le prometió? ¿De qué clase maravillosa puede ser, que nuevo amante reina sobre sus días, y evita darle cualquier atención a su marido? ¡Josephine, tenga cuidado! Una placentera noche, las puertas se abrirán de par en par y allí estaré.

De hecho, estoy muy preocupado, mi amor, por no recibir ninguna noticia de usted; escríbame rápidamente sus páginas, paginas llenas de cosas agradables que llenarán mi corazón de las sensaciones más placenteras.

Espero dentro de poco tiempo estrujarla entre mis brazos y cubrirla con un millón de besos debajo del ecuador.

Napoleón Bonaparte

Napoleón encontró a Josephine Rose de Beauharnais, su "incomparable Josephine" ... Josephine nació en Martinica, estuvo casada con el Vizconde Alexandre de Beauharnais, que fue decapitado durante el reinado del terror. Ella misma escapó por poco a la guillotina. Tenía dos niños Hortense y Eugine. La bonita viuda criolla, cautivó a Napoleón. Este se olvidó de la pobre Desiree y enloqueció de amor por Josephine.
Ella no tomó al principio muy en serio al joven general, simplemente flirteó con él, como lo hacía con otros tantos.
  Napoleón Bonaparte y Josephine se casaron en 1796, en una ceremonia civil. Napoleón se aumentó dos años en el documento, y Josephine se sacó cuatro.