Loading...

sábado, 10 de septiembre de 2011

Una momia en el banquillo

Formoso (816-896)

El Papa Formoso cuenta en su currículo el haber sido el único Pontífice desenterrado para regañarle.
Formoso coronó emperador del Sacro Imperio Romano Germánico a un tipo llamado Arnulfo de Baviera, y esto enfadó muchísimo a Lamberto de Espoleto, quien aspiraba a la misma corona. El Papa llevaba sepultado nueve meses cuando Lamberto recuperó el control de Italia y exigió al Papa reinante, Esteban VI, que desenterrara a su predecesor y le juzgara.
Fue el principio del célebre show conocido como Concilio Cadavérico, o Sínodo del Terror. En unas condiciones fáciles de imaginar, Formoso, hecho un manojo de nervios, piel y huesos, fue sentado ante un tribunal. Como es difícil sentar a un muerto, le tuvieron que atar al sillón, para que no se escurriera. Se inició un interrogatorio a la momia, que, por su­puesto, se negaba a responder. Fue declarado culpable, e indigno servidor de la Iglesia.
Luego vino lo de despojarle de las vestiduras, del solideo y de todos los símbolos de su reinado. Fue la momia pontificia más cansada de la que se tienen noticias.

Fuente: quo.es

No hay comentarios: