Loading...

viernes, 22 de abril de 2011

Un secreto revelado casualmente. La Sábana Santa.




(1).- El rostro del hombre de la Sábana como aparece a
la vista. La imagen aparece en negativo (las partes que en realidad son claras aparecen oscuras y viceversa. Antes de la invención de la fotografía tal inversión era inimaginable. Las manchas de sangre al contrario, aparecen en positivo, oscuras como en la realidad. Las lineas oscuras en la parte superior de la cabeza y el mentón son dobleces del tejido ya endurecido.










(2).- La primera fotografía, tomada en 1898, revelo el secreto de la Sábana. La misteriosa figura está en impresa en negativo y a través de la inversión fotográfica la celebre imagen aparece en positivo, como en la realidad. Las manchas de sangre por lo contrario, se vuelven claras Las fotos de mayor claridad fueron tomadas por Giuseppe Enrie en 1931. Las primeras fotos a color fueron hechas por G.B. Judica Cordiglia en 1969.












HACE UNOS 115 años. La tarde del 28 de mayo de 1898, la Sábana reveló imprevistamente el secreto de su Imagen luminosa.

Durante la exposición organizada con motivo de las nupcias del futuro rey Víctor Emanuel III, un apasionado fotógrafo aficionado, el abogado Secondo Pía, probo a fotografiar la Sábana con dos exposiciones de 14 y 20 minutos.

Desafortunadamente, la princesa Cleotilde había dispuesto una gruesa placa de cristal de protección que creaba fastidiosos reflejos para proteger la Sábana del humo de las candelas y especialmente de las lámparas del fotógrafo que arrojaban sobre la tela un cúmulo de luz y calor. Era medianoche cuando el afortunado fotógrafo, recogidas sus placas, se apresuro a su casa e inicio el revelado: inmediatamente las huellas del cuerpo comenzaron a adquirir una claridad y una profundidad insospechadas.

Observando el rostro, las manos comenzaron improvisamente a temblarle y poco falto para que las fotografías se le cayeran de las manos. ¡Aquella figura con los ojos entreabiertos en el reposo de la muerte era real! ¡Aquel era el rostro del señor y el era el primer hombre que lo podía contemplar después de 19 siglos!.








Fue un momento memorable: "encerrado en el cuarto oscuro

--escribió mas tarde la pía--

Experimente una intensa emoción cuando, durante el revelado, vi por primera vez aparecer en positivo sobre mi negativo fotográfico, aquel santo rostro, con una tal claridad que me quede helado".

Se develaba asi el secreto de la sabana: su imagen misteriosa esta im
presa inexplicablemente en negativo, es decir, las partes en sombra se vuelven claras y
aquellas en luz se vuelven oscuras. Ningún artista habría podido pintarlas así. finalmente, la inversión fotográfica mostraba en positivo su arcana armonía.

Desde entonces inicio para la sabana un siglo de estudios y de exámenes fotográf
icos, fotométricos, radiográficos, químicos, medico-legales. De este modo la ciencia ha podido confirmar que ciertamente no se trata de una pintura, que las manchas de sangre contienen autentica sangre humana, distribuida exactamente según su origen venoso o arterial (que la ciencia desconoció hasta 1573), que las heridas de aquel cuerpo martirizado documentan una crucifixión romana.

En su polvo milenario se encuentran partículas de polen que confirman su origen del oriente medio. Solamente un cuidadoso examen al carbono 14 ha puesto en duda su antigüedad, pero los científicos no consideran del todo confiable el procedimiento seguido, porque no tuvo en cuenta los acontecimientos traumáticos (incendios, mojaduras, exposición al humo...) sufridos por la tela en el curso de los siglos. Mientras continúan nuevos exámenes, la sabana sigue sorprendiendo al mundo con la fascinación de su silencio.

Tomado de La Sábana Santa IV Edición de Lamberto Schiatti Página 11

Ver video:

Parte uno


Parte dos


Parte tres


Parte cuatro


Parte cinco


El misterio de la sabana santa
La sábana santa es un «reto a la inteligencia» por la extraordinaria crónica visual que ofrece de la pasión de Cristo. «Dado que no se trata de una materia de fe, la Iglesia no tiene competencia específica para pronunciarse sobre esas cuestiones. Encomienda a los científicos la tarea de continuar investigando para encontrar respuestas adecuadas a los interrogantes relacionados con este lienzo que, según la tradición, envolvió el cuerpo de nuestro Redentor cuando fue depuesto de la cruz» -Juan Pablo II ante la Sábana Santa 1998





No hay comentarios: