Loading...

jueves, 21 de abril de 2011

A sus 17 años Alex Stoddard ha creado una serie de hipnóticos autorretratos

Con un notable sensibilidad estética, Alex Stoddard se inicia en la fotografía con un proyecto de 365 autorretratos que documentan el paso cristalino del plano emocional al plano visual

Aunque hace un año Alex Stoddard no sabía nada de fotografía (“el foco era una pesadilla”), este joven de 17 años demuestra con esta serie de autorretratos que tiene un don natural para manejar la cámara, pero sobre todo para contar historias y usar su cuerpo como un personaje. Jugando con arquetipos en el bosque, Alex es capaz de provocar su metamórfosis y evocar escenas con una composición y un cuidado estético que parecen ser parte de una película de cine de autor. Seduciendo precozmente Alex se vuelve una espiral-ouroboros-fetal, organiza una subversiva quemazón de libros, se convierte en un lepidóptero (como Nabokov), se bautiza en un río de vello plateado o se vuelve una especie de topmodel niño-feral -sexy y vulnerable-, y nos comparte su rito de iniciación.

“Y no es solamente que he evolucionado fotográficamente. Me he conectado más con mis emociones, me he vuelto más dispuesto a construir con mis frustraciones internas y con mis alegrías. Creo que mi estilo ha ido cambiando, pero me guestra pensar que sobre todo es sólo una variedad abierta de una mezcla de lo real con lo imaginario de un forma que no necesita ningún tipo de manipulación.En vez, me gusta tomar lo que ya está ahí y moldearlo a lo que quiero”.

Las imágenes son parte de su proyecto 365, en el que Alex se ha tomado una foto cada día del año.

















/pijamasurf.com

[My Modern Met]



















No hay comentarios: