Loading...

domingo, 10 de abril de 2011

¿Estuvieron los Vikingos en Baja California?

Según, una leyenda Seri los Vikingos desembarcaron en la Isla de Tiburón



Buenos días queridos lectores.
Como siempre los saludo desde la desnaranjada ciudad de Hermosillo, Sonora. México.

Siempre me h
abía preguntado por que los Seris de la Isla del Tiburón en el Estado de Sonora en México son tan altos.

Pues hoy quiero compartir esta nota muy interesante que leí del
Blog del Arquitecto José Escobar.
De Tijuana.

¿Estuvieron los Vikingos en Baja California?.



Me sorprendió la leyenda Seri que los Vikingos desembarcaron en la Isla de Tiburón, “bajando de un barco largo que llevaba una cabeza parecida a la de una serpiente , y que los hombres tenían barba y cabello blanco y que las mujeres eran hermosas y de cabellos rojos”.

Muy interesante les recomiendo leer la nota del Arq. José Escobar. Aquí les pongo el texto.

Agrego las fotos. Y 2 Vídeos para que conozcan mi bello Estado de Sonora, l
Espero y les guste.
Buen
día
Alberto Pérez Nájera





No habrá seguramente en toda la inmensidad del territorio mexicano, ni en sus mas quebradas montañas, ni en sus mas remotos pueblos, una raza mas desconocida y mas abyecta que la Raza Seri.
Desgraciadamente al hablar de ella, mas se ha tenido a los placeres de la imaginación que a la verdad, y falta de conocimiento verdadero de las costumbres de esa raza se ha substituido con atrevidas afirmaciones vestidas con gallardas y hermosas figuras literarias.
La Isla del Tiburón es la mas grande del golfo de California, tiene veintinueve millas de largo de Norte a Sur y quince de Este a Oeste; es alta y abrupta, con picos cuya elevación es de 305 metros a 1220.
Un estrecho e intrincado canal llamado del Infiernillo separa esta Isla de la tierra firme por su lado Oriental.
Texto tomado de
Federico García y Alva en los años del Porfiriato entre 1905 a 1907 imprimieron un álbum directorio del Estado de Sonora, precisamente en la imprenta oficial del Palacio de Gobierno.


Ahora si este es el texto completo del Arquitecto
José Escobar.
¿Estuvieron los Vikingos en Baja California?



Si uno quiere ser un escritor, y justificar una mentira, bastaría con citar una fuente académica existente frauduléntamente, sabiendo que el lector jamás se aseguraría de verificar dicha información en dicha fuente, para desmentirlo. Durante la década de los años de 1970s, la revista Duda, publicada por Editorial Posada, y editada por Guillermo Mendizábal Lizalde, fallecído en 2002, tomó una gran ventaja del hecho de que el promedio de mexicanos de ese tiempo, no tenía una educación académica. Se puede afirmar con seguridad lo anteriormente dicho, especialmente hoy en día, en una época de Blogs y acceso a la información a través de la Red.

El número 168 de la revista Duda, con fecha de publicación el 15 de abril de 1975, aborda el tópico sobre si ¿Estuvieron los Vikingos en Baja California? Para iniciar, Manuel Toledano Hernández, el investigador de Duda, menciona el libro del autor noruego J.Kr.Tornöe, titulado “Hombres del Norte antes que Colon,” publicado en 1965, y según Toledano, editado en Londres.
Sin embargo, en una reseña del libro en ingles, en un sitio en la Red, tal libro se menciona como Early American History: Norsemen Before Columbus, publicado en Noruega, por la Universidad Noruega, en 1
964.



Allí en esa reseñ
a, no se menciona nada sobre la idea poco probable que los Vikingos hayan “buscado un paso entre los hielos al norte de Canada, lo haya encontrado entre los hielos del Ártico, disminuidos tal vez en aquella época, e imposibilitados de regresar debido a los mismos vientos y a lo frágil de sus embarcaciones, hayan tenido que seguir su viaje hacia el sur en una aventura que jamás tuvo retorno” (Duda, 198-2) Sin embargo la revista Duda sostiene, “basado Tornöe en una antigua leyenda de los indios Seris , habitantes de la isla de Tiburón, en el Golfo de California” esto pudo ser posible.

Así, el investigador Toledano sostiene que Tornöe menciona en su libro a los Seris, tribu en extinción actualmente, habitantes del estado de Sonora. Según Duda, de ésta forma se da la explicación del porque los Seris, y Yaqui
s son tan altos, pues la expedición Vikinga perdida se mezcló con ellos.

Contrariamente, en la reseña en ingles sobre el libro de Tornöe, únicamente se menciona que éste intenta probar, basado en su experiencia como navegante joven, por analogías modernas de tiempos y condiciones de navegación, que los vikingos llegaron a América y que las Sagas vikingas, escritas en el siglo X, estan basadas en la realidad.

Sin embargo, según Wikipedia, descubrimientos arqueológicos en 1960
de un asentamiento Vikingo, en L’Anse aux Meadows, confirman el descubrimiento de América en 1000 aproximadamente por Vikingos, antes que Colon, en Vinland, provincia canadiense de Terranova y Labrador. Según la reseña, Tornöe intenta establecer el lugar exacto donde arribaron los Vikingos, pero de ninguna manera menciona la Baja California o el Pacífico.

En vez de los Seris, Tornöe habla
de los esquimales; en vez de río Colorado, Tornöe habla de ríos en la provincia de Labrador.



Según Toledano, una leyenda Seri atribuida equivocadamente
al libro de Tornöe asegura que los Vikingos desembarcaron en la Isla de Tiburón,

“bajando de un barco largo que llevaba una cabeza parecida a la de una serpiente
, y que los hombres tenían barba y cabello blanco y que las mujeres eran hermosas y de cabellos rojos”

(Duda 198-12). Allí cazaron y comieron ballena, abasteciéndose para regresar, pero probablemente su barco fué destruido por los arrecífes. Como consecuencia se mezclaron con los Yaquis y los Seris.

Por otro lado, Toledano menciona en su investigación un libro titulado, “El Oeste Misterioso” de los escritores Brad Williams y Choral Pepper.

Tal libro aparece en la Red como Lost Treasures of the West, por los mismos autores. Dice Toled
ano que en ese libro “un hombre llamado Santiago Socio, explorando los bosques de Baja California, a unos 40 Kms al noreste de la actual ciudad de Tecate, aseguró haber encontrado en el fondo de un cañón el casco de un antiguo barco, con escudos redondos enganchados en la borda. La historia fué contada a los autores del libro por la viuda de Santiago Socio” (Duda 198-17).

En un Segundo caso, el libro menciona a los esposos Louis y Myrtle Botts, vecinos de la ciudad de Julian, en California, diciendo haber descubierto en la pared de un cañón, en las aguas termales de Springs, la proa de una nave al parecer Vikinga. Pero un temblor en 1913 sepultó la evidencia, asegura Toledano. En un tercer caso, un colono llamado Nils Jacobsen, aseguró haber encontrado los restos de un barco, en Imperial City, California. Tal barco , dice Toledano, pudo haber sido del ex
plorador español, Juan de Iturbide, luego de un viaje de exploración marítima en 1615. El lago Salton, en el Desierto de Colorado, en Imperial Valley se pudo haber comunicado con el rio Colorado, porque “está cercas de la confulencia
de los ríos Colorado y Gila” (Duda 198-20).

Según Wikipedia, el Buque Perla puede ser el mismo barco que el galeón perdido, pero siempre ha sido reportado en las Colinas de arena de el Centro, C
alifornia.

Sus descripciones, cuando se dan, estan mas cerca del tamaño de una de las carabelas pequeñas de Colon. Los registros históricos de la Nueva España del siglo XV indican que la familia De La Cadena tenían el monopolio de la perla de buceo en Baja California. El buque Perla se rumora que se ha visto recientemente en 1970. (No hay cita) La historia cuenta que en 1615, el explorador españ
ol, Juan De Iturbe, navegó en una carabela hecha poco profunda hasta el Golfo de California, y una marea alta le hizo transportarse a través de un estrecho hacia el Lago Cahuilla, que estaba en proceso de secarse. De Iturbe no puede navegar de regreso y su navegación queda varada y se dirigue al asentamiento español más cercano dejando atrás una fortuna de perlas negras. Este barco ha sido visto y perdido varias veces y hay varias historias de que éste barco ha sido saqueado. Un arriero de la expedición Anza se dice removió las perlas en 1774. Alrededor de 1917, un agricultor de El Centro, llamado Jacobsen, se decía que había encontrado un cofre de joyas que había discretamente vendido en Los Ángeles, y que había
utilizado la madera de la nave para construir sus pocilgas
(Wikipedia).

En una pagina de la Red, aparece la historia de Editorial Posada. Aparece publicado desde el 23 de septiembre de 2007 en la Red como Breve Historia de la Editorial Posada.

Uno esperaría una trabajo de una editorial lleno de detalles concretos, sin embargo, se hace patente la precaria situación que vivieron quienes formaron y trabajaron en la editorial: “Las fechas y datos están dispuestos en base a dos cosas: mi memoria y mis vivencias. Así que si hay algo inexacto, no duden en indicármelo. No puse imágenes por que no se linkear en foro html. solo se hacerlo en foro BV. Perdon por esa también. Si me indican, pondré las imágenes posteriormente. Bien…es para mi realmente difícil describir la historia de esta editorial, por una parte por los recuerdos, y por la otra por que en esa época era todo muy diferente a la actualidad… (Que viejo me oí…pero no soy tan viejo saben? )

Pero bueno, ahí vamos…”

La revista Duda hizo soñar a mi padre, quien era muy aficionado a ella, pues era una revista de fantasías con apariencia de seriedad y rigurosidad académica.
La editorial no tuvo mucho éxito económico, pero, ¿Cuánto daño hizo a toda una generación en México y otros países del habla hispana? Es difícil saberlo.

Fuente:

http://clubdepensadoresuniversales.blogspot.com/2011_01_16_archive.html

No hay comentarios: