Loading...

martes, 8 de marzo de 2011

¿De dónde obtienen las flores su perfume?


El perfume de las flores procede de ciertas esencias especiales que las plantas producen con un fin determinado.

Las esencias, o aceites esencia­les, son elaboradas por determinadas células que se agrupan para formar glándulas, situadas en diversos órga­nos de las plantas. Estas glándulas segregan las esencias al exterior, aun­que a veces la secreción se almacena en células internas de los tejidos del mismo vegetal.

Químicamente, los aceites esenciales varían mucho en las distintas es­pecies vegetales; de ahí la gran di­versidad de perfumes florales. Las esencias son compuestos pertenecien­tes a la serie que los químicos llaman alifática, que en griego significa: “de los ungüentos”, o aromática. Esta clase de compuestos recibe frecuen­temente el nombre de aceites volá­tiles, nombre expresivo que ya nos indica la gran facilidad con que se escapan a la atmósfera y se difunden en ella. Si no fuese así, no bastaría aplicar la nariz a las flores y aspirar para percibir su aroma. Estos aceites volátiles poseen muchas de las pro­piedades que nos ofrece el mundo de las plantas. Como casi todos ellos se componen de hidrógeno y carbono - si contienen alguna vez oxígeno es siempre en pequeñas cantidades -, todos pueden arder.

Pero el olor más fuerte y el olor más delicado depende de la cantidad de aceite que contenga la planta. El hombre extrae estas esencias para elaborar perfumes.

No hay comentarios: