Loading...

sábado, 5 de febrero de 2011

VAMPIROS DE VERDAD


El único mamífero que se alimenta de sangre es el vampiro, que vive en Centro y Sudamérica. No chupa la sangre de la víctima después de perforarle la piel con los colmillos, al estilo Drácula, sino con sus incisivos, afilados como hoja de afeitar, rebana en forma indolora una delgada capa de piel, del diámetro de un popote. Luego toma la sangre que brota por la herida. Su saliva contiene un anticoagulante, que surte efecto mientras se alimenta.


Gusta de pájaros o presas grandes

Pese a la conseja popular y las películas de vampiros pocas veces atacan a la gente.
Se cree que dos de las tres especies, los vampiros de alas blancas y los de patas peludas, atacan sobre todo a los pájaros.

Los hábitos de la tercera especie, el vampiro común, son más conocidos. Si bien acostumbraba alimentarse de la sangre de grandes animales salvajes hasta antes de la colonización de América, en los últimos 400 años ha centrado su alimentación en el ganado vacuno, caballar y porcino, al ver sustituidas gran parte de su presas naturales por animales domesticados.

Al parecer, cuando vuela casi al ras del suelo este animal busca la presa combinando la vista, el olfato y la localización por el eco, mediante su sonar natural. Aterriza cerca de un animal y luego brinca y corre hasta alcanzarlo apoyado en los huesos de las alas.
Portador de enfermedades. Transmite la rabia y otros padecimientos.


No hay comentarios: