Loading...

sábado, 12 de febrero de 2011

Tres Sonorenses se mueren y hacen cola para entrar en el cielo.

“Quiúbole, ¿que los trae por aquí?. Le pregunta San Pedro al primero, como se han muerto.

"Pues mire, yo estaba sospechando que mi vieja me ponía los cuernos, así que hoy vine hecho a la mocha a casa para sorprenderla y me puse a buscar por toda la casa; al cabo de un rato oí un ruido en el balcón, me asomo y allí estaba el hijo de su progenitora, colgado de la reja del balcón para que no le viese; como vivimos en un quinto piso, lo que hice fue pisarle en las manos para que se cayese, pero como aguantaba bara el mamón, al final conseguí que se desprendiese, pero fue a caer entre unos matorrales y no se mató, así que fui a la recamara, agarré el ropero y se lo tiré encima.

Pero entre lo enchilado que estaba y el esfuerzo que hice me dio un mendigo infarto y me quede allí mismo."

Entonces San Pedro le pregunta al segundo como se ha muerto.

"Pues verá, yo vivo en un sexto piso, y cada mañana hago ejercicios en mi balcón para ponerme bien calote.
Pero esta mañana he tropezado y di dos tatahuilas en el aire. Suerte que me pude aperingar muy bien a las rejas del balcón del piso de abajo. Pero cuando estaba trepando apareció un zafado maniaco que empezó a insultarme y a pisarme las manos, al final me caí en unos matorrales, pero este zafado psicópata no estaba a gusto todavía, se metió en el edificio y al cabo de unos momentos apareció con un ropero, me lo tiró, y aquí estoy..."

Entonces San Pedro le pregunta al tercero como se ha muerto.

"Pues la verdad es que no lo entiendo... estaba con mi amante cuando llegó su marido, y me dijo apurate te va cortar los huevos no seas suato escondete en el ropero...”

No hay comentarios: