Loading...

lunes, 7 de febrero de 2011

Julian Dupre. El pintor francés más olvidado de la historia del arte.

En la mitad del siglo XIX, 1845, un grupo de pintores decide reunirse en el pueblito francés de Barbizon, cerca al bosque de Fontainebleau, para formar la “Escuela de Barbizon”. Este movimiento artístico fue creado como una respuesta antagónica al romanticismo imperante, romanticismo cuyos referentes eran Delacroix y Géricault.

Los fundadores de la “Escuela Barbizon” más conocidos son Corot, Daubigny, Millet y Rousseau. Poco se sabe de uno de sus seguidores, años más tarde, quizás el más olvidado de la historia del arte francés, Julian Dupre. Basta que cualquier persona coloque su nombre en un buscador de Internet, como Google, para darse cuenta que no hay casí nada escrito sobre el, en ningún idioma. La única acotación que se encuentra es en el formidable reconocimiento a los artistas del siglo XIX, olvidados, que nos da “Bearded Roman”, esperemos que se adentre en la vida de este pintor para conocerlo y divulgarlo más.

La simple acción de salir de París e ir a instalarse a un pueblo olvidado expresa, de por si, una actitud rebelde. Rebeldía que, aparte de situarla en el plano de las artes, nos traslada, inevitablemente, al contexto social de esa Europa pobre e injusta del siglo XIX.

El siglo XIX, en las artes y en Francia, estuvo dominado por el estilo Neoclásico de un grande de la pintura, injustamente tratado posteriormente, como fue Jacques-Louis David (artista que integrará “Arte & Artistas” en un futuro próximo). Una respuesta a este estilo fue el “Romanticismo” que ocupó el espacio de “vanguardia” hasta la llegada de los hombres de la “Escuela de Barbizon”.

La llegada de la Obra del pintor inglés John Constable (1776-1837) al Salón de París en 1824, remeció Francia; que se maravilló por las escenas rurales tratadas de una forma tan innovadora, real y natural. Tanto fue el éxito que su cuadro “Carreta de Heno” logró la medalla de oro. Esta nueva forma de ver y tratar las escenas rurales fue la llave para que este grupo de jóvenes, y sus seguidores, salieran del “Academismo” y entraran a un lugar pleno de matices filosóficos, políticos y artísticos.

Con la división de las pinceladas, que nos llevan a ver la variación de los elementos lumínicos en el cuadro, Constable entrega a los franceses una forma nueva de tratar la paleta, forma que utilizaran los pintores impresionistas años más tarde.

Vemos en la obra de Dupre un tratamiento analítico de los personajes del Campo, tratamiento casi fotográfico de ese instante de trabajo y esfuerzo, que es la representación fidedigna del actuar campesino. Millet es un referente a este modo digno de retratar la vida rural, como lo puede ser Dupre si tuviera el reconocimiento merecido. Es, en definitiva, poder ver en una Obra los sentimientos más íntimos del trabajador. Es sentir, viendo el esfuerzo o la tranquilidad del trabajador, su alma.

La mujer campesina es el tema principal de este pintor “natural”, que no hace un planteamiento dramático o de denuncia social, sólo nos lleva al “momento” de su retratada.

El valor de su Obra es traspasar el concepto de cuadro para llevarnos a ese estadio donde somos capaces de adentrarnos a su mundo interior; con un entorno de paisajes con cielos nubosos donde vislumbramos tenues rayos de Sol, bajo el cual trabajan estas esforzadas mujeres.

Fuente: Arte & Artistas
La Galería neoyorkina Rehs tiene una importante colección de Obras del artista en: http://www.rehs.com/virtexjd.htm






















No hay comentarios: